¿Bajar de peso? Te entregamos las 2 claves de la "operación verano"

Prepara tu cuerpo para disfrutar los días de sol con los mejores tips de alimentación y ejercicio que te permitirán bajar los kilos demás y mantener el peso sin hacer sacrificios extremos.

Bajar los kilos demás acumulados durante el invierno y después mantener un peso ideal, dejó de ser una misión imposible si integramos sencillos hábitos a nuestra rutina, comenzando con un desayuno nutritivo y terminando con una rutina de ejercicios que no necesita más que nuestra motivación.

Si el objetivo es perder peso, es recomendable realizar actividades físicas de trabajo mixto, como ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, según explica el kinesiólogo de Clínica Reñaca, parte de Bupa, Michael Wulf Doerner. Aquí los consejos del doctor:

Ejercicios aeróbicos: Son aquellos que podemos realizar de forma continua, de mediana a baja intensidad de ejecución, y sin pausas intermedias, como correr, nadar, andar en bicicleta, escalar, trekking, bailar o clases aeróbicas del gimnasio, como Zumba.

Ejercicios anaeróbicos: Son de alta intensidad y de poca duración, como levantar pesas, carreras de velocidad o tenis.

Ejercicios de intervalos: Se desarrollan en periodos de alta intensidad, alternados con momentos de recuperación a un ritmo normal de actividad física.

Uno de los mayores retos al bajar de peso, es mantenerlo. Por esta razón, incorporar hábitos alimenticios sanos en nuestra dieta es esencial. La nutricionista de Clínica Bupa Antofagasta María Paz Rosales, nos cuenta lo que se necesita para mantener el peso:

  • Comer cada tres horas.
  • Integrar verduras y frutas a nuestra dieta diaria.
  • Consumir agua, por lo menos 2 a 3 litros al día.

Para lograr cumplir con el objetivo de tener un cuerpo sano, ejercitado y en un peso ideal, Claudia Sánchez Alarcón, nutricionista de Clínica Reñaca, parte de Bupa, comenta los errores más comunes que cometen las personas que, en el intento de bajar de peso de manera rápida, solo logran un efecto rebote que suma kilos, en vez de eliminarlos. Estos son:

  1. Comer menos veces en el día o saltarse comidas, buscando consumir menos calorías.
  2. Solo consumir cierto tipo de alimentos: Lo ideal es tener una alimentación variada y consumir todos los grupos alimenticios, cambiando los hábitos y comiéndolos en menos cantidades.
  3. Dejar de comer carbohidratos por completo.
  4. Comer poco y hacer mucho ejercicio.